El Cibercimen en Colombia en 2017 – por Arean Velasco Melo

Abstract. The Colombian National Police presented in its 2017 annual report the figures of cybercrime in the country. The growth close to 30% compared to 2016 generates serious concern for all social, political, economic, educational and governmental levels. A significant aspect is the country’s institutional constraint in the fight against cybercrime through the valuable action of the Cybernetics Command of the National Police. The most negative is the presence of new forms of cybercrime such as cyberinduction to the physical damage that victims have as minors. The challenge before the Cybercrime is to educate the citizens in the care to be present in a technological world in which the pernicious risks of silently permeate our daily lives.

 

El Comando Cibernético de la Policía Nacional de Colombia en su informe anual de 2017 respecto del Cibercrimen de 2017 reportó un crecimiento del 28.30% respecto del año 2016.

 

La venta de datos personales se constituyó en una de las conductas criminales preferidas por el Cibercrimen en el país. El compromiso de la privacidad, según el estudio, estuvo determinado por el auge de las redes sociales y la temprana edad en que los niños acceden a dispositivos móviles y uso de la tecnología; aspecto que debe llamar la atención de los padres de familia. Lo anterior implicó conductas como el Grooming y la Sextortion.

 

En 2017, la Policía Nacional identificó nuevas formas de amenazas cibernéticas las siguientes:

 

  1. Ciberinducción al daño físico
  2. Estafa por suplantación de Sim Card
  3. Vishing – Trafico de datos financieros personales
  4. Fraude por falso WhasApp
  5. Ciberpirámides

 

En relación con las nuevas conductas, la más riesgosa fue la Ciberinducción al daño físico, como por ejemplo el “reto de la ballena azul”, lo que obligó a la fuerza policial a actuar de forma proactiva en redes sociales. De esta manera, se destacaron: 508 alertas dirigidas,  77.390 cuentas de redes sociales impactadas, 6.498.746 usuarios, 15 grupos de delincuentes identificados a nivel mundial, 3 grupos de delincuentes en Colombia y se obstaculizo a 4.123 usuarios el acceso a estos grupos. Esta practica criminal pone de relieve el peligro que se ciernes sobre una población en estado de indefección.

 

Así mismo, durante 2017 se identificaron como amenazas persistentes las siguientes:

 

  1. Ramsonware
  2. Ataques a entes gubernamentales
  3. BEC – Suplantación de correo corporativo
  4. Carding
  5. Estafas por Internet

 

Dentro de las persistentes tuvo mayor eco el ataque a través del Ramsonware WannaCry que afecto a 150 países, dentro de ellos Colombia. En el país el “target” mas afectado fueron las pequeñas y medianas empresas.

 

De otra parte, en este policial de Colombia reportó los resultados de los mas importantes operativos durante 2017, algunos de los cuales contaron con la cooperación internacional de organismos como Interpol, Europol y Ameripol. Las operaciones realizadas más importantes fueron Tantalio y Drakar que dieron lugar a la captura de delincuentes en 17 ciudades del país.

 

Durante el año pasado, se presentaron 11.618 denuncias por supuesta comisión de delitos cibernéticos. Por su parte, la Fiscalía General de la nación capturó a 310 personas como presuntos participen en las conductas tipificadas como delitos en la Ley 1273 de 2009, conocida como Ley de Delitos Informáticos. No existen cifras en el informe de la judicialización y condenas por estos delitos.

 

En 2017 la conducta mas recurrente fue el Hurto por medios informáticos con una tasa del 60%. Le siguió la violación de datos personales por una participación del 16% y el acceso abusivo a sistema informático con un 15%. Indica la Policía Nacional de Colombia en relación con el Cibercrimen en el país que “(…) las intenciones cibercriminales desde y hacia Colombia están ligadas principalmente a los campos comerciales y financieros, que cada vez se hacen más visibles en la cotidianidad de las personas y entidades, gracias a la masificación del uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones a nivel nacional como se ha mencionado anteriormente, lo que proporciona una extensión de las capacidades humanas, por lo que la interacción hombre máquina adquiere gran protagonismo, sin dejar de lado tres aspectos primordiales que soportan el e-comercio (confianza, sistemas de pago y seguridad).”

 

Las regiones y ciudades del país con mayor presencial u origen del Cibercrimen, según la Policía Nacional en su informe son Bogotá, Medellín, Eje Cafetero, Atlántico, Magdalena y Guajira.

 

Un aspecto bastante relevante en la lucha contra el Cibercrimen consiste en la prevención de las conductas soportadas en las Tecnologías de Información y Comunicaciones – TIC. En tal sentido, en compañía del sector financiero y de comercio electrónico se identificaron y difundieron 857 alertas vinculadas a los riesgos de compras en el ciberespacio; lo cual indica que diariamente se identificaron en promedio más de 2 alertas tempranas.

 

Del informe “Balance del Cibercrimen en Colombia en 2017” surgen aspectos importantes como: (i) La competencia y diligencia con que el Comando Cibernético de la Policía Nacional esta actuando en defensa de la ciudadanía; (ii) el preocupante crecimiento de las conductas delictuales que no solo evidencia algunas ya conocidas en el pasado, sino el surgimiento de nuevas forma de Cibercrimen; (iii) La necesidad de concientizar a los menores de edad sobre los riesgos de Internet pues ellos se constituyen en foco de los cibercriminales, pues conductas como la Ciberinducción al daño físico reflejan el escenario oscuro al que nos enfrentamos como sociedad.

 

El desafío frente al Cibercrimen esta en educar a los ciudadanos en los cuidados a tener presente en un mundo tecnológico en que los riesgos delictuales permean de forma silenciosa nuestra cotidianidad.

 

No hay comentarios

Publica un comentario